Una primera aproximación al capital del siglo XXI

imagen 1Thomas Piketty, con su famoso libro “El Capital en el siglo XXI”, ha abierto, o al menos amplificado, un fuerte debate social sobre las desigualdades económicas y sociales, y la forma de reducirlas. Y con ello, además de plantear propuestas de política macroeconómica, señala ideas que entiendo son de gran utilidad para el diseño, también, de los Modelos de Negocio de las empresas.

En el libro se lanzan muchas ideas. Empezamos por tres que me parecen de gran interés:

  • el rol de la “herencia”,
  • los salarios de los “superjecutivos”, y
  • la relación entre “r” (tasa de rendimiento del capital) y “g” (tasa de crecimiento económico).

 Hablaremos de más temas que se tratan en el libro en entradas futuras. Da “mucho juego”…

Piketty pone de manifiesto que avanzamos en un Modelo en el que la meritocracia corre el riesgo de ser un valor secundario, y que la concentración del capital hace que la brecha entre ricos-pobres se vaya incrementando. Explica cómo una sociedad muy patrimonialista como la de la Belle Epoque se truncó por el período bélico que asoló el mundo entre 1914-1945, pero que el sueño de una sociedad más igualitaria que surgió a partir de la postguerra, lo que él denomina los “Treinta Gloriosos”, poco a poco se va difuminando.

Volviendo a los tres temas antes indicados,

  • El peso de la “herencia” supuso en la Belle Epoque que entorno al 20-25% de los ingresos anuales en Francia se trasmitieran, de manera muy concentrada, de generación en generación; lo que era alrededor del 90% de la riqueza. La porción heredada del total de la riqueza se redujo drásticamente durante el periodo de entreguerras y todavía en 1970 ese porcentaje era inferior al 50%, pero luego la tendencia cambió y ya estamos por el 70%, y en aumento. El peso de la herencia tiende a incrementarse debido a las bajas tasas de natalidad sobre todo en los países más desarrollados.
  • El problema de los sueldos de los “superejecutivos” es otro factor clave en el reparto de la riqueza que señala el autor. En un Informe reciente basado en datos salariales de USA, se señalaba que la paga de un Consejero Delegado (CEO) es de media 331 veces más alta que la media de los salarios de su empresa, y 774 veces la de quienes menos cobran.
  • Así mismo, respecto a la relación entre “r” (tasa de rendimiento del capital) y “g” (tasa de crecimiento económico), Piketty pone el acento en el riesgo que supone que r>g, es decir que se retribuya al capital a tasas mayores que las del crecimiento de la economía. Eso supone que el capital crece en mayor medida que la economía, con lo que la tendencia a la concentración de la riqueza se consolida. En este caso también la baja natalidad contribuye a que ese diferencial aumente.

imagen 2Entiendo que los tres son aspectos importantes y realmente a los que podemos y debemos dar respuesta también desde el diseño de Modelos de Negocio, impulsando el desarrollo de empresas que nos ayuden a avanzar en una sociedad con menores desigualdades. El incrementar de las mismas nos acerca a la confrontación, y eso es algo que todos debemos de evitar. Entiendo que, al menos en Europa, es una idea extendida.

 El propio Piketty destaca que las desigualdades que existían en los años de la “Belle Epoque” sólo se superaron por los años de contienda bélica que vivió el Mundo entre 1914-1945, y destaca que si no tomamos decisiones globales para reducir ese diferencial, tanto a nivel macro como micro, el riesgo se mantiene también en la actualidad.

Los planteamientos de Piketty están siendo criticados por distintos motivos (metodológicos, ideológicos…), pero el poner en el debate público la necesidad de reducir la brecha entre ricos y pobres entiendo es un gran activo del economista francés.

La apuesta por una gran clase media forma parte del sueño de la Unión Europea. Y de acuerdo a sus estimaciones, la mitad de la población en la Europa de 2010, prácticamente no posee nada (alrededor del 5% de la riqueza total), mientras que el decil (10%) más rico posee cerca del 60%. La clase media, alrededor del 40% de la población, sólo un 35%. Y la tendencia se mantiene.

Seguiremos con el tema.

Ondo izan.

Comment (1)

  1. juanmari2

    O sea, que las bases del sistema MONDRAGÓN han sido plenamente ratificadas por PIKETTY. Reconfortante sin duda, pero muy preocupante porque a pesar de todo no se produce ningún efecto imitación ni seguimiento.
    Ondo izan

    Reply

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *