Confianza

Para que la actividad económica se desarrolle adecuadamente, es necesario contribuir a generar un clima de confianza, en el que los diferentes agentes económicos (proveedores, productores, clientes, financiadores…) puedan trabajar cómodos. Sin confianza no hay desarrollo económico. Las empresas influyen decididamente en el nivel de confianza de una sociedad. Por ello es clave que en los MdN seamos capaces de establecer propuestas de valor que permitan contribuir al desarrollo de la misma.

imagen 2El mercado debe de confiar en la calidad del producto/servicio que ofrecemos, en el marketing que hacemos, en los distribuidores que utilizamos… Tienen que confiar en la empresa. Los clientes no pueden estar “auditando” permanentemente, y si en algún momento pierden, por diversos motivos, la confianza en nuestra organización las consecuencias pueden ser muy perjudiciales. A pesar de que, en ocasiones objetivamente, no haya motivos reales para la pérdida de la misma. Lo hemos visto en el mercado financiero, en el de agencias de viajes, alimentación, formación…

El análisis de la confianza empresarial suele ser un típico aspecto de estudio. El INE realiza trimestralmente un Informe de seguimiento de la confianza empresarial; así como diversas consultoras, entidades financieras… En función de los niveles de confianza, se entiende que la evolución de la economía será diferente. Y toda esta información es ampliamente comentada en los medios de comunicación y tienen una clara incidencia en la evolución de las bolsas, de las materias primas, de las divisas….

 Recientemente leía un artículo de Luis Garicano en el que señalaba que las culturas donde las personas no están todo el tiempo pensando que los demás les van a engañar (son más confiadas) tienen mayores índices de desarrollo económico y político”. En el mismo artículo, y en base a una serie de investigaciones del psicólogo de Yale, David Rand, concluye que “los individuos que fueron condicionados para confiar son luego más pro sociales, más propenso a castigar el egoísmo y confiar más en los demás”. En la medida en que contemos con este tipo de personas en nuestras empresas, el valor que ofrezcamos será también mayor.

Es evidente que la confianza en un valor que cotiza al alza, y que las empresas pueden contribuir de manera significativa a mejorarla. Y debe quedar claro que ser confiado no es ser ingenuo. Al menos necesariamente.

Ondo izan.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *