Informe de Coyuntura Económica del primer trimestre de 2015

En el Informe de Coyuntura Económica del primer trimestre de 2015 elaborado por Antxón Pérez de Calleja el autor asumiendo la buena situación coyuntural, “ni en el más loco de los optimismos se podía esperar una coyuntura como la que estamos viviendo”, señala no obstante, que no se están haciendo los deberes adecuadamente, “la economía española y vasca salen de la crisis, o más bien inician un cambio de tendencia si debemos ser precisos, como entraron, sin haber aprendido nada, sin ningún tipo de cambio estructural, y con diez años perdidos en materia de crecimiento, lo que complica extraordinariamente el sostenimiento del estado, el de bienestar, especialmente en materia de pensiones, y el otro”.

Y los motivos principales que aduce Pérez de Calleja son los siguientes:

  1. En lugar de reindustrializarnos, hemos asistido a una continuada decadencia del sector industrial.
  2. En lugar de abaratar la energía, eléctrica sobre todo, la hemos encarecido.
  3. En lugar de reformar el Estado, hemos dejado que se convierta en un monstruo que devora todos los recursos disponibles.
  4. En lugar de modular los salarios en función de la productividad, dejamos que crecieran en función de la euforia o la inflación

En su opinión, “cuando se supere el espejismo de 2015, año de elecciones, el país evidenciará que es muy poco atractivo”. Considera que España está siendo capaz de “ocultar” su situación por la debilidad de otros, “el señor Rajoy, ha encontrado la mejor de las soluciones temporales que podía esperar: una economía europea en crisis que no acaba de salir del agujero, y en la que España ya no es el desastre que todo el mundo ha comprobado sino uno más, junto con Italia y Francia, detrás de los cuales se puede esconder”.

imagen 3Y termina su discurso lanzando una especie de maldición eterna, “La crisis nos va a perseguir indefinidamente”. Y para llegar a esas conclusiones aporta datos realmente preocupantes como que:

  • El índice de producción industrial vasco acumula una caída del 43% desde 2007,
  • Que a lo largo de los nueve primeros meses de 2014, la deuda externa española, pública y privada, ha aumentado en 99.000 millones de euros con lo que alcanza los 1,7 billones de euros, el 161,7% del PIB,
  • Que la balanza de pagos corriente (saldo exterior de bienes y servicios) a lo largo de los últimos veinte años sólo ha tenido saldo positivo en 2012 y 2013, y además de pequeña cuantía,
  • Que el crédito es ahora un 30% inferior al de 2011 para las empresas, y un 20% inferior para las familias.
  • Que en 2014 el PIB habrá crecido un 1,4% pero el empleo ha aumentado un 2,5% (un 3% si se mide en horas) lo que indica que la productividad está cayendo.

Realmente Pérez de Calleja plantea un escenario complicado, a pesar de la mejora de la coyuntura en los últimos trimestres. Y entiendo que más allá de mayor optimismo/pesimismo, lo que está señalando es que debemos de huir de respuestas fáciles a la actual situación. Tenemos que aprovechar la coyuntura para prepararnos para el nuevo contexto. En esa línea el FMI ha advertido recientemente a España que “sin más reformas se estancará a partir de 2016”.

Ondo izan.

Comment (1)

  1. Pingback: Los servicios, una nueva mirada es necesaria

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *