La innovación como defensa ante la crisis económica

Un estudio del CSIC sobre cómo la crisis ha afectado a los distintos territorios de España ha dado mucho que hablar. Y es que, tal y como se puede ver en el mapa, dicho estudio ha relevado que no todos los territorios han sido igual de vulnerables. De hecho, como se destaca especialmente en el estudio, Euskadi es mucho menos vulnerable que el resto hasta el punto de que ocho de las diez localidades menos afectadas son vascas. Para los autores del estudio “estas ciudades [vascas] apostaron por una economía diversificada […] mantuvieron una industria renovada y cierta capacidad exportadora, base para localizar servicios empresariales avanzados que favorecen la innovación y generan empleo de mayor calidad”.

CropperCapture[1]

El concepto “economía diversificada” hace referencia a que en Euskadi la apuesta por la construcción se vio compensada por una industria que mantuvo su peso por encima del 20% del PIB, mientras que en España se sitúa alrededor del 17,5%. El otro elemento clave es el grado de avance de dicha industria, es decir, por la apuesta por la innovación  que ese tejido económico es capaz de desarrollar. Los datos son reveladores; en Euskadi en 2013 el gasto en I+D/PIB en % fue del 1,99%, en Europa del 2,02% y  en España del 1,24%. Si hacemos la comparación con algunas otras Comunidades Autónomas la diferencia es clara también; Cataluña 1,5%, Valencia 1,02% y en Madrid 1,75%. En el artículo antes enlazado al diario El País, se señala expresamente el papel que MONDRAGON haya podido tener en todo este tema. Desde luego es claro el carácter industrial de MONDRAGON (más de un 40% de sus ventas totales), y en cuanto a su grado de avance en 2013 su gasto en I+D se sitúo en el  2,85% sobre ventas totales.

La crisis ha sido una dura prueba para las estrategias basadas en la innovación y el conocimiento. Una tentación muy extendida ha sido la de recortar estas partidas para mantener otras más a corto plazo. En el siguiente gráfico puede observarse como ha evolucionado el esfuerzo inversor en I+D en todos los agentes mencionados cogiendo el año 2008 como base 100.

CropperCapture[2]

Definitivamente apostar por la I+D es un valor seguro…pero sus resultados concretos son impredecibles y a medio y largo plazo, y esa es una apuesta difícil de sostener cuando las cosas aprietan aunque los datos avalen una y otra vez que solo la manufactura y los servicios avanzados garantizan la competitividad necesaria para crear empleo sostenible y de calidad y en consecuencia una sociedad más cohesionada. Cada día tengo más claro que lo que diferencia a una buena de una mala gestión,en lo público y en lo privado, es la capacidad de mirar a largo plazo, pero es igual de cierto que es heroico poner ese “cascabel al gato” cuando la sociedad tiende a  mirar la cuenta de resultados de mañana a la mañana.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *