#MONDRAGON, proyecto competitivo

Una de las frases más célebres de Don José Mª Arizmendiarrieta, muy repetida en MONDRAGON, es esa que dice que “Un presente por espléndido que fuere lleva impresa la huella de su caducidad en la medida que se desliga del futuro”. La misma es toda una declaración de sostenibilidad, y por ende, de competitividad. Tenemos que ser competitivos para poder conseguir mantener nuestro proyecto a futuro.

De hecho el concepto es muy parecido a ese otro tan utilizado por las entidades financieras de que “rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras”. No sé cuando escribió Arizmendiarieta esa frase, pero en cualquier caso hace más de 38 años (Don José Mª falleció el 29 de noviembre de 1976). En un contexto económico, tanto interno como externo, totalmente diferente al actual. Pero él era consciente de que el futuro sería diferente (siempre lo es) y por lo tanto las organizaciones deberían (y deben) ir cambiando y adaptándose a las nuevas realidades.
Y esas adaptaciones conllevan incorporar cambios. Y los cambios, en general, asustan.
A veces argumentamos la necesidad de una “coherencia estratégica”, en otras ocasiones caemos en la siempre peligrosa “parálisis por el análisis”, y en otros casos sacamos a debate las “líneas rojas infranqueables”…. Y siendo conscientes de que buena parte de estos argumentos pueden ser ciertos, la realidad es que tomar medidas disruptivas , necesarias para mantener nuestra competitividad, suelen ser temas complicados. Y no podemos caer en el simplismo de pensar que la cuestión no es dificil, y sólo es cuestión de valentía. Las decisiones a tomar serán diferentes en función de la situación de cada empresa, del sector de actividad… pero en el caso de MONDRAGON entiendo, que en la actualidad y de manera general, este tipo de decisiones están vinculadas con: la mejora de la Gobernanza y el acceso a los mercados financieros.

La personalidad jurídica, el ser S. Coop., puede dificultar, al menos inicialmente, la gestión de esos temas. En la práctica, la mayoría de las referencias que tenemos son de SAs, pero como hicimos en el pasado, debemos de encontrar “nuestra solución”.
En el imaginario colectivo de MONDRAGON recordamos con orgullo la creación de la Caja a partir de unos recursos muy escasos (la frase mítica de “o libreta o maleta” es también muy recordada), de la propia cobertura del sistema de previsión social, de la constitución de la Corporación y de numerosas estructuras de apoyo en comarcas, sectores de actividad….
Se trata de seguir avanzando en un nuevo contexto.
Volviendo a Arizmendiarrieta, en su libro de Pensamientos , el nº 258, señala: “Renovarse o morir. El signo de la vitalidad no es durar sino cambiar, y tratar de contar con el futuro“. La investigación es presupuesto ordinario para ello.

Ondo izan

Fermín Garmendia

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *