Necesidad de contar con un buen modelo de negocio (MdN)…y que evolucione

En el mundo empresarial hay múltiples factores que pueden justificar las diferencias entre las empresas (el sector en el que se opera, los recursos que se disponen…). No obstante, entiendo que hay uno que es especialmente clave: el modelo de negocio que se desarrolla. Depende de cómo definamos y apliquemos este modelo, estaremos haciendo o no “negocio”.

Hay muchas formas de definir un MdN, pero en resumen, como se señala en la Wikipedia, se trata del mecanismo por el cual una empresa trata de generar ingresos y beneficios. En una definición más actual, se señala en la misma fuente, que un modelo de negocio describe el modo en que una organización crea, distribuye y captura la atención de un segmento de mercado”

Realmente no existe un modelo de negocio universal y habrá que concretar para cada empresa “su modelo”. Y para que el mismo sea exitoso, si bien debemos conocer otras realidades, experiencias… tenemos que tender a ser originales, desacomplejados… En la originalidad está el éxito…

Pero los Modelos de Negocio (MdN) no pueden ni deben ser estáticos. No deben de estar “esculpidos en piedra”, sino que deben de evolucionar e irse adaptando a las nuevas realidades del mercado.

IMAGEN 1Recientemente en una conferencia el ponente hacía referencia al pájaro Kiwi para enfatizar en la idea de la evolución de los proyectos empresariales. En el ecosistema original de Nueva Zelanda no existía ningún depredador, siendo los únicos mamíferos nativos dos especies de murciélagos. Los pájaros terrestres, entre ellos el kiwi, ocupaban el nicho ecológico que ocupan los pequeños mamíferos en otros ecosistemas. Los primeros mamíferos fueron introducidos en Nueva Zelanda por los Maoríes (el perro y la rata polinesia), y más adelante, en el siglo XVIII, los ingleses introdujeron ovejas, vacas, conejos, pavos, ciervos, gatos… y en 1873 llevaron al possum, un pequeño mamífero originario de Australia, que constituye la plaga más importante en Nueva Zelanda.

Todas estas especies introducidas perjudican al kiwi (alterando su hábitat, dejándole sin comida, atacando a las crías y los huevos…), hasta ponerle en grave peligro de extinción. El hombre (el Gobierno de Nueva Zelanda) hace campañas para protegerlo, pero el ponente hacía referencia a la necesidad de evolución del kiwi sino quiere desaparecer como especie.

En el mundo empresarial pasa algo parecido. El ecosistema se altera de manera permanente, y el libre comercio, la libre competencia, limita mucho la capacidad de intervención de los gobiernos en defensa de MdN que se quedán atrás. Hay que evolucionar.

Ondo izan.

Fermín Garmendia

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *