Smile Curve y competencias de gestión

CropperCapture[1]Como cualquier disciplina la gestión empresarial vive diferentes etapas. Esta premisa es la que maneja Niels Pflaeging en el siguiente gráfico. Quizás es un poco simple pero tiene la capacidad de hacernos pensar en qué clave de “management” estamos pensando en cada una de nuestras organizaciones. Viendo este gráfico me ha venido a la cabeza una frase que es frecuente escuchar entre nosotros “nuestras empresas son muy competitivas aplicando innovación de proceso pero no tienen producto propio“.  Con esta sentencia damos a entender que somos muy buenos fabricando, es decir, industrializando productos (o componente de productos) que otros han creado y diseñado. Es la típica situación de muchas PYMES que tienen por parte de clientes “cuadernos de carga de trabajo cerrados”, es decir, instrucciones muy precisas de qué hay que hacer. Ante esta situación hemos sido muy competitivos manejando claves manufactureras innovando en el proceso de producción generando resultados productivos, de calidad, fiables, y de mejora continua asegurada.

Pero ahora, en este mundo de mercados globales, esa ventaja competitiva se está erosionando. Múltiples son las causas; la incorporación de nuevos países emergentes a un estadio superior de la manufactura o el hecho de que el eje del mundo esté virando a toda velocidad hacia el pacífico dejándonos a nosotros y a nuestros productos en una esquina por ejemplo.

En este momento las claves competitivas para nosotros dejan de estar en la correcta gestión de un sistema productivo enfocado a la calidad, productividad, fiabilidad, etc. y pasan a estar relacionadas tanto con la persona y su innata capacidad de crear nuevos productos y servicios de forma constante y diferencial que se fabricarán en una cadena distribuida globalmente como con la habilidad también asociada a la personas de desarrollar relaciones de valor con los clientes en su sentido más amplio. Es lo que se conoce como el modelo “Smile Curve” y que tanta pereza mental nos da interiorizar por estos territorios (ver la imagen un poco más abajo). Allá por donde voy, a cada empresa que observo, veo consejos de dirección o equipos de proyecto con muchas capacidades para lo técnico pero con debilidad en todo lo relacionado con la persona y su correcta comprensión para su posterior gestión (generar motivación, compromiso, ilusión, participación, satisfacción, etc.). No se, igual es cosa mía así que mira a tu alrededor a los ámbitos de decisión ¿qué mapa de capacidades ves? ¿qué tipo de capacidades se premian y promueven? ¿Para que tipo de curva de las que puedes ver aquí abajo tenemos nuestras prácticas de gestión preparadas?

Comment (1)

  1. Julen

    Pues deduzco de lo que expones que no sonreirás mucho, ¿no? Lo digo por lo que describes respecto a la curva :-))))
    De todas formas, creo que ahí está uno de los grandes giros copernicamos a los que debe enfrentarse la industria de esta parte del sur de Islandia: disponer de productos propios. Fácil de decir, simple de entender. ¿Por qué no apostar por ese salto? No se suele escuchar tanto sobre esto…

    Reply

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *