Sobornos y corrupción

Todo Modelo de Negocio debe de generar ingresos que permitan rentabilizar su actividad. Ese aspecto está fuera de toda duda. Y para conseguir ingresos necesitamos clientes, para lo cual debemos de desarrollar las estrategias correspondientes. Hasta aquí todo lo normal.

No obstante en el cómo se consiguen esos clientes empieza a haber diferencias. Grandes diferencias.

En un reciente artículo de El Economista se señalaba que “siete de cada diez directivos consideran que los sobornos y la corrupción son la forma habitual de hacer negocios en España”. Espectacular!!!. Y añade que “estas cifras duplican a las registradas en la media de los países de Europa Occidental, donde el 35% percibe esas prácticas”. La mitad, pero casi cuatro de cada diez. Esa información la han obtenido de un Informe de EY, una fuente en principio seria (“Fraud and corruption. The easy option for growth?”).

imagen 2Realmente los datos me parecen sorprendentes. Todo MdN tiene que establecer cómo conseguir ingresos, pero como sucede en otros ámbitos, no todo vale. O no todo debiera de valer. La justificación típica de este tipo de actuaciones, también en este estudio, se relaciona con su contribución “a la supervivencia del negocio”. Necesitamos pagar para conseguir negocios que nos ayudan a mantener la actividad a flote. Y a esa justificación, habitualmente se le une “mi competencia también lo hace”. Entiendo que no todos los casos son iguales, y una excesiva ortodoxia puede no ser la mejor actitud en ocasiones.

En todo caso, los datos son preocupantes. En el ranking de EY por encima de España (“percepción de más corrupción”) hay doce países (Croacia, Kenia, Eslovenia, Serbia, Portugal, India, Ucrania, Eslovaquia SudAfrica, Hungría, Nigeria y Grecia). Por detrás, y a mucha distancia, todos los países europeos con mayor PIB per capita, e incluso países como Rusia, Rumanía o Egipto.

Si no mejoramos posiciones en este tipo de listas, la situación competitiva de las empresas españolas avanzará con dificultad.

Hay que enfatizar la propuesta de valor de nuestra oferta frente a otras tentadoras opciones.

Ondo izan

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *